Hoy en día, con el smartphone básicamente pegado a la mano y una nomofobia* creciente, se entiende perfectamente por qué el campo de la domótica está explotando (en el buen sentido). Si estás pensando en hacer tu vida más fácil, usar un termostato inteligente la forma más fácil de convertir tus cuatro paredes en una casa inteligente. Un termostato conectado a Internet te permite ajustar una temperatura más baja cuando no estás en casa, ahorrando costes y energía. Sin embargo, si estás pensando en comprar tu termostato inteligente, hay algunos puntos que deberías de considerar antes de tomar la decisión.

* nomofobia (sustantivo). Un miedo anormal e irracional a estar sin el teléfono móvil, o de ser incapaz de comunicarse sin usar el móvil. (https://es.wikipedia.org/wiki/Nomofobia)

¿Merece la pena un Termostato Inteligente?

Se puede considerar que con un termostato “normal”, a la vieja usanza también se puede ahorrar energía. Esto es verdad, hasta cierto punto. Si están programados correctamente, y hay estudios que demuestran que los usuarios raramente lo hacen, así que ni hablemos de adaptarlo a unas necesidades cambiantes. Hay muchas cosas más importantes en tu vida que mantener la programación de tu termostato al día, por lo que normalmente se ignora. Esto acaba resultando en que haya casas vacías con la calefacción encendida por todo el país, lo que no es sólo un gasto de energía, sino también una carga para el medioambiente. Esto es solo una razón por la que decidirse por una solución más inteligente.